En una audiencia pública que duró cinco días, habitantes de la Capital Federal afirmaron que van a proteger este pulmón natural de los proyectos inmobiliarios. 

 

El Gobierno de la Ciudad presentó un proyecto de construcción de un arroyo artificial en parque del barrio porteño de Saavedra por el cual se perderían (cómo mínimo) unos 5.000 metros cuadrados de espacio verde. 

La comunidad de la zona prendió una alerta y denuncian que la medida es “paisajística” pero no está pensada en base a sus necesidades.  

Además de considerarlo “innecesario e inútil”, argumentan que es falso que se busque cumplir con la mitigación de las inundaciones que sufre la zona. Para ese problema, en cambio, solicitan que se avance con “la obra del segundo reservorio de agua pluvial” sobre otro parque que es el Sarmiento. 

“Soy docente, vivo en Saavedra y al igual que todos los vecinos del barrio, estoy muy preocupado por el avance inmobiliario. Están haciendo construcciones en altura que interfieren en este increíble pulmón verde”, escribe Pablo Iglesias en una petición de Change.org.

Actualmente, se encuentran juntando firmas y convocando a los distintos diputados porteños a apoyar la ley que presentaron en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para declarar como “área de protección histórica” al Parque Saavedra. 

Vecinos lanzan una juntada de firmas para presentar en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires

La importancia de los espacios verdes en las ciudades

La OMS recomienda ampliar las zonas de naturaleza nativa en los grandes conglomerados urbanos. Humedales, plazas y parques tienen diversas funciones indispensables para garantizar una mejor calidad de vida para las personas.

  • Salud mental: está comprobado que contribuyen a disminuir los niveles de estrés de la población, la presión arterial y también el riesgo de asma.
  • Socialización: son espacios de encuentro entre amigos y familiares, generan momentos de recreación y deportes.
  • Educación: al albergar una gran biodiversidad de plantas, insectos y animales, estas zonas aportan conocimiento a la población sobre su fauna nativa. Las ciudades no son solo cemento.
  • Turismo: la Reserva Natural de la Costanera, la del Lago Lugano y el Ecoparque son lugares visitados diariamente por miles de personas.
  • Mitigar los gases de efecto invernadero: plantas y árboles en las ciudades son grandes aliados para purificar el aire que respiramos día a día.