La cocina japonesa arrasa por completo, al nivel que se encuentra en todos los rincones del planeta. Con su exquisita delicadeza de las piezas hechas por el Omakase, nadie puede resistirse a tantear este terreno.

La escena gastronómica en Buenos Aires está rodeada de sabores de todo el mundo, pero los tintes asiáticos siempre fueron uno de los más característicos de la zona, siendo uno de los más elegidos; entre ellos el que más se destaca es el sushi.

Siendo tan atrayente, la gastronomía japonesa es, sin lugar a dudas, una de las más apreciadas en nuestro país. Siendo Buenos Aires una provincia que tiene el privilegio de gozar de una lista enorme, lleno de magníficos restaurantes impregnados con esta comida.

Con el sushi se puede apreciar todo: gira en torno a excelentes materias primas, que sin la magia y el tacto del sushiman (y sus técnicas extremadamente precisas) le dan forma a esta comida. A la hora de tratarlas, las presentaciones logran estar muy cuidadas, pero cuando se vuelcan en el bocado, los sabores son los que sorprenden.

En los últimos meses, la ciudad recobró vida nuevamente. Hubo muchísimas aperturas de restaurantes porteños con diversas propuestas, ya que la gente se animó a volver a salir; de igual forma, eso terminó dificultando los trámites para poder reservar mesa a donde se quiera ir.

Sin embargo, siempre se pueden conseguir nuevos lugares emergentes que terminan siendo excelentes opciones para probar. Hay lugares con un estilo más puro o más estilo fusión; también se pueden encontrar barras “clandestinas” y exclusivas, que son espacios que convirtieron en puntos de encuentro de la ciudad; otra opción muy elegida es el delivery.

Nadie puede resistirse a estas delicias gastronómicas que, cada vez, ganan más audiencia y junto a ello prestigio. Es que la explosión de sabores y la versatilidad de los platos las convierten en una comida que siempre apetece degustar.