Con platos para tapear, Mengano reversiona la cocina tradicional de bodegón bajo la mirada innovadora del chef Facundo Kelemen. Cuáles son los imperdibles de la carta, además de su ya clásico sándwich de milanesa de carne waygu y pan japonés

Un bodegón generalmente se asocia con platos abundantes y clásicos. Pero Mengano, en Palermo, viene a romper con esa estructura. El chef Facundo Kelemen, uno de los más reconocidos de la nueva generación de cocineros de Buenos Aires, propone un bodegón de alta cocina. O como él lo define, “de platitos” para tapear.

Con productos regionales y de estación, Mengano reversiona la cocina tradicional de bodegón bajo la mirada innovadora de Kelemen en una casona palermitana con aires de bistró neoyorquino y cocina a la vista.

Matambre a la pizza y faina con stracciatella y tomate; trucha ahumada con naranja y hojas de alcaparra o su ya famoso sándwich de milanesa en pan estilo japonés resultan ideales para poner en el centro de la mesa y compartir.

“El concepto de bodegón es porque en el mundo hay una movida de renovar los bistrós, que se ve mucho en París y Nueva York. Mengano es un bodegón más refinado, porque algunos platos son más de autor”, explica el chef a El Cronista, un abogado de 34 años que estudió Gastronomía y luego hizo su paso por cocinas de Nueva York y Tegui, de Germán Martitegui, en Buenos Aires.